Las 10 mejores cunas para tu bebé

Antes de la llegada del bebé queremos tener todo preparado para recibirlo. No debemos olvidar que tu bebé pasará durmiendo muchas horas al día durante sus primeros meses, por lo que un mobiliario imprescindible para su llegada son las cunas para bebés, un lugar en el que nuestros pequeños van a disfrutar durante mucho tiempo, ya que el número de horas que duermen es elevado. Debes tener en cuenta que no hay una mejor cuna, sólo la más adecuada para ti y tu bebé.

cuna bebé

¿En qué momento pasamos al bebé del moisés a la cuna?

Un moisés es una camita diminuta destinada para bebés de 3-4 meses. El tiempo de permanencia dentro de esta cunita depende del tamaño y el peso de tu recién nacido. Sin embargo, se suele considerar que el bebé debe abandonarla cuando ya es capaz de incorporarse.

Tipos de cunas

Escoger una buena cuna es fundamental y para ello debemos tener en cuenta el tamaño, el material, la comodidad, la seguridad, la adaptabilidad, la vida útil y el precio. Veamos los distintos tipos de cuna que existen para hacernos una idea:

Cuna tradicional

Es el tipo de cuna más común y utilizada, donde tu pequeño puede descansar hasta la edad de 3 años debido a su tamaño limitado. Existen en diferentes formas: circulares, rectangulares, con muebles anexos, etc.

Cunas convertibles

Es un tipo de cuna muy versatilidad, por lo que suele gustar mucho a los padres. Su principal característica es que permite transformar la cuna de bebé en una cama tradicional. Su precio suele ser mayor, pero es una inversión que merece la pena, ya que tu hijo/a  puede utilizarla durante la mayor parte de su infancia.

Cunas transportables

Estas cunas son ideales para padres que tienen que desplazarse y viajar, ya que son muy fáciles de mover; son muy ligeras y pueden plegarse para ocupar el menor espacio posible. Además, hay algunas que tienen ruedas incorporadas, con lo cual trasladarlas resulta aún más fácil.

Cuna con cambiador incorporado

Lo que diferencia a este tipo de cuna es que viene con un pequeño armario incorporado para que tengas a la mano algunos productos básicos o ropa para tu bebé. Este tipo de cuna puede ser muy útil porque te facilita muchas tareas sobre todo a la hora de cambiar a tu pequeño.

Cuna colecho

Colechar es dormir juntos, ya sea en la misma cama o en camas unidas, por lo que este tipo de cunas son una elección cada vez más usada ya que favorece la lactancia materna, el descanso de los padres, aportan seguridad al bebé reduciéndole el estrés, fortalece el vínculo emocional entre los padres y el bebé y reduce el síndrome de muerte súbita entre otros muchos beneficios.

¿En qué debemos fijarnos en el momento de su compra?

En que su sistema de anclaje sea práctico y seguro, el anclaje suele ser por correas unidas a la estructura de la cama, aunque en algunos casos se produce mediante el sistema de gancho. También debemos fijarnos en la altura de la cuna aunque normalmente tienen varias alturas para adaptarse a los diferentes tipos de camas, así como en que las patas sean regulables, para que se peguen lo máximo posible a la cama. Por último, que sea de materiales transpirables y versatil, para que se adpate mejor a tus necesidades.

Factores para una cuna segura

En el caso europeo, la institución responsable de establecer los requisitos de seguridad es la UNE EN 716:96 (partes 1 y 2). Para que la cuna cumpla con los requisitos necesarios, debe tener las características siguientes:

La distancia entre los barrotes debe estar dentro del rango: 4,5 – 6,5 cm.

El barniz y la pintura deben estar libres de tóxicos.

El colchón debe ser lo suficientemente sólido como para que tu bebé no se hunda cuando se acueste en él.

La cuna debe tener la profundidad necesaria y sus bordes tienen que ser lo suficientemente altos; mínimo 30 cm.

El cabecero no ha de tener decoraciones que puedan herir a tu pequeño.

La cuna debe ser rígida: Al cogerla de los extremos y moverlos debe oscilar lo menos posible.

Si la cuna tiene una barandilla movible, ésta debe tener un doble seguro para que el bebé no pueda manipularla.

El somier debe estar lo suficientemente tenso y no puede ser demasiado elástico.

Los acabados deben estar lo suficientemente pulidos y encajados para que tu bebé no pueda lastimarse.

Si la cuna tiene ruedas, al menos 2 de ellas deben tener seguro.

¿Qué tipo de colchón se recomienda utilizar?

Que tu bebé descanse de la mejor forma posible depende mucho del colchón de su cuna. El colchón tiene que ser firme, en el que el bebé no se hunda. Debe quedar bien ajustado al tamaño de la cuna. Si es más pequeño, el bebé puede quedar atrapado entre la cuna y el colchón. Estos son algunos de los modelos que os aconsejamos:

Recuerda que, muchos de los colchones no se lavan, por eso se recomienda el uso de protectores para el colchón como alguno de estos

Y de esta forma despedimos esta sección esperando que haya sido de tu agrado, recuerda que puedes encontrar muchas secciones interesantes dentro de esta página y no olvides seguirnos en redes sociales. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: